Señor Presidente y Señor Alcalde de la ciudad de Boulogne-Billancourt,Señor Alcalde Adjunto de Cultura de la ciudad de París,Señoras y señores elegidos,Señoras y señores Presidentes,Señoras y señores Directores,

Me alegra particularmente estar presente entre vosotros con ocasión de
la firma de estos convenios, que consolidan el primer establecimiento público
de cooperación cultural dedicado a la enseñanza superior del
espectáculo vivo. Este momento oficial precede a un espectáculo que
será la prueba viviente del talento de los jóvenes que este
el establecimiento prepara para los oficios de músico o de actor, y
éxito del proyecto que lleva.
Para mí, lo que estamos viviendo aquí es a la vez un logro y el
inicio de un proceso.
Culminación porque no estaríamos aquí esta noche sin el encuentro
excepcional a lo largo de estos últimos años de voluntades que
se reúnen en torno a este proyecto de establecimiento superior. No
no estaríamos aquí sin los talentos eminentes de los que lo llevaron, sin la
capacidad de todos para construir juntos, olvidando las lógicas de
territorios, rivalidades, brechas históricas, incomprensiones.
En muchos sentidos, este establecimiento es ejemplar: se construyó en
la preocupación única por el interés superior de los estudiantes y artistas,
aplicación de las complementariedades. Complementariedad entre el
mundo de la cultura y la universidad, entre la música y el teatro, entre
grandes colectividades locales, agrupadas en torno al mismo objetivo, y
el Estado.
Como ustedes saben, desde 2004 el Ministerio de Cultura y
comunicación se comprometió en un amplio taller de estructuración de
la enseñanza superior del espectáculo vivo, para darle una
dimensión europea y favorecer la profesionalización en la entrada
en los oficios de los jóvenes artistas.
Para llevar a cabo este proyecto de envergadura, el Estado ha optado por la asociación, la
reconocimiento y desarrollo de las iniciativas de los
ya se ha constituido y apoyado una oferta de formación de alto nivel,
sin haber conseguido hasta ahora que se reconocieran y validaran estos cursos.
Este es el sentido de la constitución en curso de los «polos superiores» creados
en forma de establecimiento público de cooperación cultural,
espectáculo vivo como en las artes plásticas. Es el sentido también de
el importante compromiso financiero del Estado en este Polo de enseñanza
superior «Paris-Boulogne-Billancourt».
Este establecimiento ha tenido un papel pionero en más de un sentido. Pionero por la
fecha de su creación en forma de establecimiento público de cooperación
cultural, desde el 1 de enero de 2010, reuniendo las dos Ciudades de París y
de Boulogne así como el Gran París Sena oeste y el Estado. Saludo esta tarde
su implicación combinada que marca el comienzo de un
proceso, que espero que pueda encontrar formas también
armoniosas, igualmente inventivas, en el resto del territorio.
Un papel pionero por no decir piloto o laboratorio en la
construcción de esta educación superior del espectáculo vivo que viene
completar con música la oferta de los dos conservatorios nacionales
superiores de música y danza de París y Lyon. Esto en grande
gracias al talento y la implicación de su director, Xavier Delette, que
ha sido muy solicitado por el Ministerio de Cultura en el proceso de
creación del diploma nacional superior profesional de músico y en
la concepción del proceso de acercamiento a la universidad. Gracia
también a la complicidad con Alain Jacquon y Alain Louvier
en Boulogne-Billancourt, con Jean-Claude Cotillard para el arte dramático.
La elección de Marcel Bozonnet como presidente, ferviente defensor de los
vínculos en la enseñanza superior entre las disciplinas del
espectáculo vivo, de Wilfride Piollet y de Anne Postel Vinay a su lado,
confirma esta orientación fundamental de su proyecto. Sé que
planea extender esta educación superior al campo del jazz y
música actual, a la danza jazz, a la enseñanza, que su paso
apertura a otras estéticas y a otros campos no se detendrá
No, y lo celebro.
Gracias a todos los que habéis sabido asociar en la reflexión y
en la acción que este establecimiento es lo que es hoy: el primero
EPCC que reúne la educación superior de la música y el
teatro. No es de extrañar, mientras que su elección para esta noche de una
obra que une estas dos disciplinas, sus estudiantes y sus equipos, bajo la
figura tutelar de Ida Rubinstein y, por tanto, de la danza, para servir un texto de
Gabriele d'Annunzio, hermoso encuentro de las artes y de todas las formas
de expresión.
Por último, quiero saludar la colaboración ejemplar que se ha construido con
la Universidad París-Sorbona París IV y la Universidad de la Sorbona nueva
París III. La voluntad de acercamiento a la universidad fue uno de los
motores de esta reforma. Es esencial que los jóvenes artistas puedan
tener un vínculo con la universidad, para que la práctica artística pueda
alimentar la diversidad de los enfoques del conocimiento. En relación con
colega Valerie Pécresse, deseo que sigamos adelante
este camino, trabajamos mucho juntos, porque este diálogo es
indispensable para la proyección internacional, el desarrollo y la
el atractivo de la educación superior Cultura.
El homenaje que se rinde esta noche a Claude Debussy es un magnífico
ilustración del enfoque del Polo Superior París-Boulogne-Billancourt.
En este diálogo entre las disciplinas artísticas, en esta capacidad de
comunidades a trabajar juntos y con el Estado, en esta fructífera
colaboración con la universidad, en esta simbiosis que trasluce
en el programa que usted ha publicado para esta tarde y en este
apertura que te anima, veo dibujar hermosas perspectivas para
el futuro de los jóvenes artistas y para la creación, y de ello soy particularmente
tocado.
Como me conmueve también su elección de este lugar, el Châtelet, - gracias,
querido Jean-Luc Choplin, para acogernos allí - lugar histórico de encuentro
entre las artes, y la elección del aniversario de una obra demasiado poco conocida
de Debussy, el Martirio de San Sebastián. Debusssy que decía no
amar a los «especialistas», porque «especializarse es encoger tanto
su universo».
Le doy las gracias.