Señor Presidente del Consejo Superior del Audiovisual, estimado Michel BoyonMonsieur el Presidente del Club Averroes, Querido Almirante LaidiMesdames y señores, queridos amigos:

Cuando Amirouche Laïdi y el Club Averroes me dieron a conocer su
deseo de venir a entregarme su informe anual sobre La diversidad en las
medios de comunicación», acepté inmediatamente esta propuesta y me alegro de
darle la bienvenida hoy en la calle Valois.
La cuestión de la diversidad y la representación de la sociedad francesa
por sí misma está en mi centro: está en juego nuestra capacidad de
«vivir juntos», de nuestra voluntad de reconciliar la idea republicana y la
realidad diversa, compleja, multicultural de la Francia del siglo XXI.
Una República moderna no pretende abolir las identidades, sino
fundirse en un crisol común y en un proyecto compartido. Es la única
camino para luchar contra las desviaciones comunitaristas y
sociólogo Eric Maurin llamó al «gueto francés»: esta sociedad donde
Vivimos entre nosotros, sin mezclarnos, sin conocernos.
Esta diversidad es una oportunidad para Francia y para su proyección
en el mundo.
Es urgente que su administración, así como sus élites, la reflejen:
es necesario para que la juventud se apropie de la República, para
que la República vuelva a ser una promesa compartida.
Se trata de una cuestión compleja, que agrava los debates y
pasiones. A veces conduce a un clima tenso, a veces conflictivo.
Las dificultades encontradas en particular por la Ciudad Nacional de Historia de
la inmigración, así como en otro orden de ideas, la polémica
Fuera de la ley, de Rachid Bouchareb, las polémicas
en torno al debate sobre la identidad nacional - mientras que el
historiador de los Annales Fernand Braudel evoca la identidad de Francia - en
testifican.
Ahora bien, soy consciente de que hay grandes expectativas en favor de una política
de integración y promoción activa de la diversidad de la
sociedad francesa, especialmente en los medios audiovisuales. Comparto
totalmente este deseo.
Porque la diversidad en el ámbito cultural es una palanca importante para
movilizar la opinión pública y cambiar las mentalidades
La oferta cultural en Francia es rica, diversa, abundante. Es
toma continuamente de las culturas del mundo, es un espejo de estos
culturas que han dado forma al «crisol francés»: las del Magreb, las
de la Europa mediterránea, las de ultramar, las del África negra.
Es quizás menos en la oferta cultural que en la representación que
la sociedad se da de sí misma a través de sus medios que la espera es la
más fuerte.
En efecto, muchos representantes de las minorías visibles consideran que
los medios de comunicación desempeñan un papel fundamental en la
minorías y, en particular, de las poblaciones procedentes de la
sociedad francesa.
Varios informes publicados recientemente se han referido a esta
cuestión: el Consejo Superior de Medios Audiovisuales que ha creado un
«Observatorio de la diversidad en los medios de comunicación». Es una herramienta importante,
porque permite medir regularmente los progresos realizados o el
camino que queda por recorrer por los canales de televisión en este
ámbito. Pero también la Alta Autoridad para la Lucha
discriminación (HALDE), el Alto Comisionado para la Integración (Yazid
Sabeg), el Comité permanente para la diversidad, órgano interno de Francia
Televisiones, presidido por Hervé Bourges que han publicado informes y
análisis durante el año 2010. Hoy es el Club Averroes que
nos da sus constataciones y sus reflexiones.
Este informe que acaba de presentar tiene un doble mérito:
primero abarca un campo de investigación y análisis que no es
limitado a la televisión pero abierto a la radio, a la prensa escrita, a
publicidad, cómics, videojuegos. Además, solo ofrece
no sólo un análisis cuantitativo, sino también cualitativo.
El objetivo es claro: incitar a los medios de comunicación a una representación equitativa de la
diversidad social y etnocultural en las pantallas. La constatación está ahí, es
compartido por el conjunto de los análisis que acabo de citar: se trata
¡De ahora en adelante!
Con ocasión de la presentación de su informe, deseo referirme a
mis prioridades como Ministro de Cultura
Desde hace mucho tiempo estoy comprometido con la diversidad:
- He nombrado a Raoul Peck jefe de la Femis;
- He organizado o apoyado manifestaciones que destacan y
valorizan la diversidad, a imagen del gran Ramdam en La Villette al final
del verano pasado, o del concierto de Rachid Taha y Julien Jacob en la Cité
Historia de la inmigración, 14 de julio;
- He adoptado posiciones claras e inequívocas sobre temas que
directamente relacionadas con la diversidad: defendí la película de Rachid
Bouchareb contra los ataques de que era objeto; hice valer los
valores del «vivir juntos» en el asunto de la censura de una película
israelí por la red de salas arte y ensayo utopía en Toulouse .
- Presto especial atención a la Ultramar. Me trasladé allí
en varias ocasiones, en Martinica, en Guyana. He confiado misiones
para valorizar los cultivos ultramarinos a Michel Collardelle (DRAC
Guyana) y Daniel Maximin; el año de ultramar incluye, como
lo habrán visto en el programa que se dio a conocer a principios de año,
un capítulo cultural muy rico.
- Estoy especialmente orgulloso del dispositivo establecido con el
concurso de la fundación "Cultura y diversidad" de Marc Ladreit de
Laguna que permite a los estudiantes de secundaria de la educación prioritaria
preparar algunas grandes escuelas del ministerio: FEMIS, Escuela del Louvre,
Instituto Nacional del Patrimonio, escuelas de arquitectura; hay que hacerlo
prosperar y extender a las enseñanzas superiores del ministerio
dispositivos de igualdad de oportunidades experimentados en otros sectores.
- Apoyo el proyecto de rehabilitación de la torre de Montfermeil,
para convertirla en un lugar de creación y cultura en el centro mismo de un
tejido urbano que está atravesado por las diversidades.
- He abierto una obra sobre el tema «medios y suburbios», y
desea que dé lugar a iniciativas concretas en favor de los medios de comunicación
de proximidad.
- Mañana celebraremos el Foro Cultura para todos, cultura
para todos, cultura compartida» en La Villette. Una mesa redonda será
sobre la diversidad y el diálogo intercultural.
La ambición que guía mi acción en la Rue de Valois
valorizar el acceso a la cultura cualquiera que sea su origen, lugar de residencia,
el recorrido cultural de cada uno; y favorecer también el mestizaje de
culturas y prácticas culturales que en la historia siempre ha fecundado
creación.
Dar a cada uno los medios para una apropiación de la cultura, levantar las
prevención e intimidación frente a los lugares de cultura, dar forma a la mirada y
la sensibilidad de los jóvenes a través de la educación artística es en mi opinión
servir al «vivir juntos», y contribuir a cambiar la sociedad, a hacerla
mejor, más preocupada por sí misma, más civil, más generosa y
abierta a la otra.
Me parece en esta perspectiva, indispensable, para prolongar y
garantizar la coherencia de todas las contirbuciones producidas al respecto,
que se celebre en adelante en el Ministerio de Cultura y Comunicación
una jornada de trabajo anual sobre el tema: "Cultura, medios de comunicación y
diversidad" que reuniría instituciones (HALDE, CSA, cadenas de televisión y radio,
culturales) y asociaciones (como el club Averroes)
evitar la dispersión de las iniciativas en este ámbito y
público más eficaz. Y también fomentar el intercambio.
Por otra parte, deseo confiar a la DGMIC y al CNC la misión de
con todas las partes interesadas, con usted, con los
asociaciones y clubes comprometidos, a las propuestas de los diferentes informes
sobre la diversidad en los medios de comunicación, incluyendo
problemática la prensa escrita y la radio, incluso los videojuegos.
En cuanto a los medios de comunicación de servicio público, desde mi primera cita
con el nuevo presidente de Francia televisiones Rémy Pflimlin, tengo
evocado la cuestión de la diversidad. Es una de las primeras misiones en
la televisión pública debe ser ejemplar y mostrar la
camino. Voy a insistir en que los objetivos e indicadores de una verdadera
política de promoción de la diversidad en la función pública, incluida
de recursos humanos, figuran en el nuevo contrato
de objetivos y medios de Francia televisiones que negociamos
actualmente.
También quiero comprometer al Ministerio de Cultura y de la
comunicación en el procedimiento de certificación AFNOR para obtener el
Diversidad. Otros ministerios ya lo han obtenido. Este Ministerio, de hecho
de sus misiones, debe ser absolutamente ejemplar. Pediré
también a los operadores y establecimientos públicos bajo su tutela
comprometerse a firmar una "Carta de la Diversidad".
Más que herramientas, son principios y es una visión para la
sociedad francesa del siglo XXI que defiendo, una sociedad rica de su
pluralismo, su diversidad, una sociedad abierta a las culturas del mundo
curiosa de sus riquezas, y capaz de florecer.
Propongo que todos trabajemos juntos para que esta visión
realidad.
Le doy las gracias.