Señor diputado, querido Patrice Martin LalandeMesdames y señores:

El tiempo de la lealtad ha terminado. Obviamente hablo de la lealtad a un
único medio de información, en un soporte tecnológico dedicado, y bajo una
forma particular. Para una parte cada vez mayor del público, la
relación con la información se ha vuelto portátil, personalizada, participativa y
oportunista. Como la de la información, la relación con los contenidos
culturales» - ya sea en el ámbito de la escritura, del audiovisual, del
la obra cinematográfica - se transforma en su totalidad. La
digitalización de los contenidos y su convergencia en un entorno
ya maduro constituyen oportunidades evidentes para
reunir y llevar hacia la cultura. Nos obligan también a repensar
las modalidades de intervención pública al servicio de los profesionales de
contenidos: editores, jefes de prensa, periodistas, productores y
difusores, y generalmente de todos los «guardianes de la calidad» que juegan
un papel determinante para organizar una profusión que no es
desafortunadamente no siempre sinónimo de libertad y pluralismo de
la información.
En poco más de 10 años las prácticas profesionales y los usos del
el público en general se vieron completamente conmovidos por Internet, el
medios de comunicación» universal. La generalización de los dispositivos móviles conectados a
Internet (que hoy se estima en el 60% de la flota de teléfonos móviles
francés) acelera en este mismo momento una mutación donde informarse
vuelve a ser una experiencia social. Es una de las muy buenas
nueva de la década que comienza: fortalecer el vínculo social, con todas
sus consecuencias en términos de responsabilidad ciudadana y cultural,
El respeto de la calidad, y el compromiso ético, vuelve a ser una
prioridad existencial de los medios de comunicación. Espero en cualquier caso que en este
perspectiva el interés de los medios se encuentra con el de sus audiencias, que es
también el mío.
Gracias, pues, por haberme invitado, para hacer el balance de las obras
en los que se ha comprometido el Ministerio de Cultura y Comunicación
muy concretamente para hacer frente a la doble revolución digital y
móvil. Esta doble revolución se hace eco de las dos prioridades
mía: por una parte, la defensa del pluralismo en la producción y la
difusión de la información, así como la remuneración y la financiación
de la creación, a fin de preservar su diversidad.
Los astilleros abiertos son muy numerosos, retengo hoy tres que
relacionados directamente con el tema de vuestras
Convergencia de los Medios de Comunicación:
- En primer lugar, la coherencia del marco jurídico y reglamentario
la era digital.
- En segundo lugar, el fomento del desarrollo de nuevas ofertas.
- Finalmente, a veces se olvida, la clave del éxito de la convergencia de los medios
es una clave humana: justifica una adaptación permanente de las prácticas
profesionales con cambios radicales en el sector.
Adaptar el marco jurídico y reglamentario
El derecho obviamente no ignora la revolución digital. Mi política
sobre el libro digital constituye un buen ejemplo. Mi objetivo es
favorecer el desarrollo de una oferta atractiva, abundante y variada
que responda a la demanda y disuada la piratería de las obras,
justa remuneración de los autores, defenderla frente al peso de
operadores que puedan imponer modelos de negocio que
podrían ser desfavorables para ellos, y finalmente preservar la diversidad de la
creación.
El proyecto de ley sobre el libro digital recientemente aprobado por el
Senado es un paso importante en la consecución de estos objetivos.
Crea un entorno de confianza para los autores y
la digitalización de los libros y el aumento de la
una oferta hoy muy limitada. El principio de un control del precio de venta
por los creadores permitirá reequilibrar los poderes de fuerza desiguales
en el diálogo de los creadores con los grandes operadores
redes. Por último, la neutralización de la competencia de precios entre
minoristas debe promover una mayor diversidad en la distribución.
Esta propuesta de ley tiene un ámbito de aplicación limitado y no tiene la
pretensión de regular la economía de una creación aún por venir. Algunos
critican este sesgo de reserva. Lo acojo con satisfacción. Permite
no congelar el marco legislativo frente a los desarrollos a veces inesperados de
la Internet.
Al igual que el libro, el audiovisual también está afectado por la adaptación de la
Ley. La convergencia de los medios de comunicación plantea nuevos desafíos. Los televisores
conectados permiten ahora una convergencia de los universos
audiovisual y de Internet en el mismo soporte. Esta convergencia
una realidad que se impone: cerca de 10 millones de franceses pueden
hoy en día acceder a la televisión por Internet, y por otra parte el mercado de
el vídeo a la carta registra un crecimiento acelerado.
Tras 18 meses de concertación con el conjunto de los profesionales del
sector - editores de vídeo, emisoras, autores y productores - con quién?
el marco reglamentario de los servicios a la demanda se establece ahora, por
el Decreto sobre los servicios de medios audiovisuales a la carta (SMAD),
que entrará en vigor dentro de unos días. Este último extiende a
nuevos actores los principios de contribución a la producción por una parte y
de exposición sustancial de las obras europeas y francesas de otro
cuota.
El reciente desarrollo de la televisión conectada a Internet constituye
una nueva expresión de los desafíos a los que debemos responder. Tengo
convicción de que no se trata de un peligro sino de una oportunidad para
creadores, nuestras empresas audiovisuales y para toda la economía de la
cultura. Los nuevos servicios como la «Google TV» no pueden
desarrollo sin respetar los derechos y deberes del conjunto de
actores franceses: creadores, productores y difusores, y
en particular los que exigen la autorización de los derechohabientes
antes de dar acceso a contenidos audiovisuales. Google, próximamente Apple
y probablemente otros más Apple? y los canales de televisión van
entablar conversaciones, por lo que estaré especialmente atento a
que permiten a la cadena de valor y a la remuneración de la
creación de ser preservadas. La convergencia digital no afecta
solo el audiovisual y el libro. La Ley de Creación e Internet no tiene
crea la Alta Autoridad para la difusión de las obras y la
protección de los derechos en Internet, ha puesto fin a veinte años de debate
sobre una gestión segura de los derechos de autor plurimedios de los periodistas,
condición indispensable para el desarrollo de la prensa en línea. Votada en
un tiempo récord después de los Estados generales de la prensa escrita, su puesta
se finalizó en agosto con la creación de una comisión ad hoc
encargada de decidir en caso de fracaso de las negociaciones colectivas. Su
Se espera que pronto se confirme la composición.
Quiero decir una palabra en este punto de las obras no disponibles que van a encontrar,
como deseaba, una segunda vida gracias a las inversiones
futuro. Es importante para un amplio acceso del público a estas obras adaptar
el marco jurídico del derecho de autor. En esta perspectiva un trabajo
intenso es contratado por mi ministerio con los autores y los editores.
Apoyar el desarrollo de nuevos servicios
El Estado debe modificar el marco de su contribución directa e indirecta al
desarrollo de nuevas ofertas de contenidos digitales.
El miércoles pasado saludé la decisión del Senado de aplicar un tipo reducido
de IVA al libro digital. Es un avance determinante y lógico que
permitirá dar a los agentes del sector del libro los medios para
competitividad en la era digital. Esta medida, si se confirma por la
Comisión Paritaria Mixta, pondrá fin a una desigualdad de trato fiscal
entre el universo físico y el universo digital que hoy constituye una
fuente de distorsión de la competencia denunciada por todos los agentes de la
sector, y una incoherencia hoy reconocida oficialmente por la
Comisión Europea.
Convocada por el Presidente de la República en enero
por último, este avance responde a mi política de crear las condiciones
de un desarrollo equilibrado del mercado del libro digital y me ocuparé, como el
El Presidente de la República deseó en enero de 2009 que este principio de
neutralidad de los soportes también se aplica a la prensa en línea. Yo
no ignora evidentemente la preeminencia de la negociación comunitaria
sobre esta cuestión, pero hoy hay que aprovechar la apertura
europea. He tenido ocasión de defender en varias ocasiones
últimos meses nuestra posición con Nelly Kroes. Estos intercambios
han dado sus frutos y me alegro de que la Comisión Europea
finalmente señaló la incoherencia del régimen actual en su Libro Verde sobre
el futuro del IVA europeo publicado el 1 de diciembre. Ahora
trabajar para abrir un poco la brecha con la comisión y
nuestros socios. He incluido este punto en el orden del día de la cumbre franco-
alemán que se celebró el viernes en Friburgo y pronto tengo que hablar
con Michel Barnier sobre este tema. La misión confiada a Jacques Toubon
nos permitirá avanzar rápidamente en una cuestión compleja, pero
urgente que pesa sobre la competitividad de la oferta actual.
La perseverancia paga, en este campo, como en otros. Aquí hay un
año, día a día, instalamos el Ministerio de Cultura instalaba el
Comité de orientación paritario del nuevo fondo de ayuda a los servicios de
Prensa en línea, el SPEL, creado tras la Asamblea General de la Prensa
escrita. En doce meses, el Comité, apoyado por un acompañamiento
ejemplar de la Dirección General de Medios de Comunicación e Industrias
Culturales (DGMIC), instruyó 210 expedientes de ayuda a la inversión. El
El número de casos investigados se duplicó en un año, de 70 a 140, para
una contribución pública global de 30 millones de euros (70 en 2009, 140
en 2010) para ayudas de (respectivamente 15,4 en 2009 y 14,5 millones
euros en 2010). Es una verdadera revolución en comparación con el estancamiento
ayudas digitales concedidas durante los diez últimos años que
hasta entonces sólo se habían financiado parcialmente con cargo al Fondo de
Modernización de la Prensa. El fondo ha acompañado a todas las familias
prensa, y el número de expedientes presentados por los «puros players»
progresa regularmente pasando del 6% de las ayudas pagadas en 2009 al 17%
en 2010. Después de un año de ejercicio, los beneficiarios del
más allá de la simple transición de sus actividades a
Internet y uso del fondo para el desarrollo de servicios
innovadores en los ámbitos de los móviles, los servicios comunitarios.
Este fondo es un éxito ejemplar de mi ministerio, y estoy en ello
particularmente orgulloso.
Esta ejemplaridad de la acción voluntarista del Estado destinada a estimular el
potencial de crecimiento digital de nuestro país es también la de los
inversiones de futuro».
Se destinarán 4.250 millones de euros al desarrollo de
la economía digital», y en particular a los proyectos que garantizan
mejores rendimientos de la inversión posible y con el mayor impacto en
creación de actividad económica, empleo y desarrollo del
territorio. Los contenidos culturales constituyen el núcleo de esta ambición política.
En un ámbito en el que el paso a la tecnología digital ha sido durante mucho tiempo «sufrido»;
la ambición del Gran Préstamo consiste precisamente en anticipar y tomar
los primeros. Más allá del desarrollo de la oferta legal, se trata de servir
la creación y la oferta cultural, mediante el establecimiento de una verdadera
sector digital cultural. Entre los campos temáticos identificados
el origen, el de la «digitalización de los contenidos culturales, educativos y
Científicos», constituye un eje prioritario dotado de 750 millones de euros.
Con este apoyo, el Estado persigue tres objetivos prioritarios: la emergencia
productos y servicios innovadores que utilicen contenidos culturales,
educación y ciencia; la creación de un efecto de
inversión privada; apoyo a la democratización cultural y a la
transmisión de los conocimientos, la valorización cultural y económica del
patrimonio digitalizado.
El 8 de diciembre, junto con Eric Besson y René Ricol, lancé el
primera convocatoria de proyectos «Digitalización de los contenidos». Esta convocatoria está abierta
hasta marzo de 2011 apoyará proyectos de colaboración entre
proveedores de contenidos, agentes tecnológicos y organismos de
investigación, con vistas a desarrollar soluciones innovadoras para la
digitalización, indexación, gestión y valorización de contenidos
culturales, científicos y educativos. Los primeros proyectos de investigación y
antes del verano de 2011, tras una
primera fase de preselección.
Mi actuación se inscribe plenamente en el marco de la política ambiciosa
dirigida por el Gobierno para
acompañar el desarrollo de una oferta legal de contenidos
digitales y promover nuevos modos
de difusión y valorización del patrimonio cultural y de los contenidos
científicos y educativos.
El reto de la formación profesional en la adaptación de las prácticas
revolución digital.
Invertir, crear las condiciones para un desarrollo competitivo de las nuevas
promover la innovación tecnológica, no alcanzarán su objetivo de
siempre que las estructuras humanas y organizativas se apropien
esta revolución digital.
Entiendo la angustia de algunos que se sienten con razón
desorientados por esta aceleración de la historia digital. Por eso
dedico especial atención a la preservación de los valores
profesionales, en el marco de la inevitable evolución de las prácticas.
En el sector de los medios de comunicación, las herramientas Ministerio de Cultura y la
Comunicación en materia de formación profesional son por naturaleza
limitados, y me complace, en esta cuestión esencial, contar con
el compromiso y el apoyo de varios de mis hermanos del
gobierno. Es el caso de Valerie PECRESSE con quien tengo
ejemplo organizado, con los profesionales del sector, la Conferencia
Nacional de Profesiones del Periodismo que se reunió por primera vez
en septiembre pasado. Se trata de comprometerse sin demora un trabajo hacia más
coherencia entre los criterios de reconocimiento de la profesión para la
formación inicial de los periodistas y de aquellos sobre los que vela el
la enseñanza superior en la carrera universitaria.
Este encuentro de dos mundos, hasta ahora ampliamente compartimentados,
es el inicio de un proceso que debe reducir la brecha entre las 13 escuelas
y los numerosos cursos de periodismo
en Francia. Elevando el nivel general en torno a un
de referencia que se revisará de aquí a 2012, se tratará sobre todo de hacerlas
converger hacia objetivos compartidos de excelencia y eficacia en
servicio de inserción profesional.
Me temo que he tardado demasiado para una clausura de coloquio. Por favor
de disculparme aunque no haya agotado de lejos todos los temas que
todos tienen en común la preservación de la libertad de informar y de
informado en un entorno pluralista y diverso. Gracias por
su atención.