Señor Presidente, estimado Jean-Pierre Bady, Señoras y señores representantes de los entes locales, Señor Director General de los Patrimonios, querido Philippe Belaval, Señor Director del Instituto Nacional del Patrimonio, estimado Eric Gross, Señorías,

«El jardín y sus imágenes»: vuestra jornada de estudios anual nos propone reflexionar sobre las representaciones del jardín: figuradas, gráficas, fotográficas, cinematográficas, literarias, musicales, poéticas o imaginarias. Del «jardín extraordinario» de Trenet al «Jardín inglés» de Peter Greenaway, de los jardines de la villa de Este al Sueño de Poliphile, verdadera invención del jardín, en 1467, a la edad del Renacimiento, el jardín alimentó imágenes y se construyó en espejo de los tiempos y de los torbellinos del siglo. Espejo de las pasiones humanas, laberintos amorosos, escenario de un mundo de sueños y de fantasías, es una representación del siglo al mismo tiempo que una fuente de inspiración y representación para aquellos cuyo «ojo escucha» (Paul Claudel).

Después de nueve años de existencia, el Consejo Nacional de Parques y Jardines desempeña, lo sé, un papel siempre activo de asesoramiento en la política del Ministerio de Cultura y Comunicación en favor de los parques y jardines. Signo de este vínculo, las Entrevistas de Patrimonio de 2005 versaron sobre el tema «Del jardín al paisaje» y sé que muchos de los miembros de este Consejo participaron activamente. Este Consejo Nacional es también un reflejo de la diversidad de los actores implicados en los expedientes de los parques y jardines: ministerios, colectividades territoriales, asociaciones de conservación y valorización del paisaje. Deseo dar la bienvenida a sus representantes en el Salón. Estoy convencido de la importancia del Consejo para preservar, pero también para construir e imaginar el jardín y el paisaje del siglo XXI.
Dedicado al paseo y al descubrimiento de las mansiones del cuadrilátero, el jardín de los archivos nacionales, cuyo acondicionamiento fue confiado al paisajista Louis Benech, es un nuevo espacio verde dentro del Marais está destinado a convertirse en un lugar de encuentro original entre la historia y el paisaje. Se inscribe en una política de valorización de este patrimonio, en el corazón de un sector protegido, cuya implantación futura de la Casa de la Historia de Francia es uno de los aspectos.

Gracias a la urbanización y a las transformaciones de los modos de vida en las metrópolis europeas, la mirada de la sociedad sobre el jardín y el paisaje ha cambiado profundamente en los últimos años. El reto medioambiental, los nuevos modos de consumo, pero también el éxito de iniciativas culturales como el Festival internacional de los jardines de Chaumont sur Loire explican el alcance o el «Día de las plantas» del Domaine de Courson lo demuestran, sin olvidar el éxito del jardín botánico de Vauville, en la Mancha, del que recientemente he distinguido a la propietaria (Cléophée de Turkheim). Estoy convencido de la importancia de los jardines para el turismo y para la economía de los territorios. La etiqueta «Jardín notable» es a este respecto ejemplar. Hoy en día, más de 340 jardines especialmente bien cuidados y abiertos a la visita, se benefician de este sello de calidad.
Por otra parte, los medios de comunicación siguen y difunden las Rendez-vous aux jardins, entre las iniciativas más apreciadas por un público muy amplio y diversificado. En 2011, el tema del Jardín Infantil tuvo un verdadero éxito con más de 2100 jardines participantes, 4000 animaciones y 1,8 millones de visitantes. Y quiero saludar a las instituciones públicas y a los propietarios privados comprometidos en esta operación que permite a un amplio público descubrir estos libros del tiempo abierto. También quiero saludar el compromiso de los jardineros que son los primeros actores de los «Rendez-vous aux jardins» y que, cada día, hacen vibrar e irradiar nuestros establecimientos públicos, nuestros grandes castillos, nuestros dominios nacionales, nuestros museos. En 2012, no dudo de que la edición con el tema El jardín y sus imágenes tendrá tanto éxito en el primer fin de semana de junio, especialmente gracias al apoyo de los socios financieros de esta manifestación nacional: la Unión Nacional de Empresarios del Paisaje (UNEP) y Moët Hennessy.

En 2010 anuncié que debía entablarse un diálogo con mis homólogos europeos para proponer un Encuentro Europeo de Parques y Jardines, a semejanza de las Jornadas Europeas del Patrimonio. Sé que el Consejo se ha ocupado de esta dimensión europea de la Hortus formada por la mano del hombre, patinada por el tiempo y los siglos, alimentada también por los préstamos y las influencias exteriores. Esto permitiría dar forma a una cartografía imaginaria del paisaje europeo.

Francia, por la calidad y la diversidad de sus paisajes, aparece a menudo a los ojos de estos visitantes como un jardín en sí mismo y sus jardines forman una rara marquetería que participa de la calidad de conjunto de nuestros paisajes, a la cual, usted lo sabe, Estoy prestando especial atención. El valle del Loira es a menudo designado como el «jardín de Francia», creo profundamente en la idea de que nuestro país es un jardín a cielo abierto y que, como tal, la calidad de sus paisajes, del edificio, de nuestro entorno botánico y forestal es un elemento central de nuestra política en favor del patrimonio.
Lugar patrimonial, el jardín es también un terreno de expresión privilegiado para la creación y el saber hacer de los paisajistas. Dedicado al paseo y al descubrimiento de las mansiones del cuadrilátero, el jardín de los archivos nacionales, cuyo acondicionamiento fue confiado al paisajista Louis Benech, se abrió en junio de 2011. Es un nuevo espacio verde dentro del Marais está destinado a convertirse en un lugar de encuentro original entre la historia y el paisaje. Se inscribe en una política de valorización de este patrimonio, en el corazón de un sector protegido, cuya implantación futura de la Casa de la Historia de Francia es uno de los aspectos. Del mismo modo, el trabajo paisajístico en Fort Saint-Jean, en Marsella, en el marco del gran proyecto del Museo de las Civilizaciones Europeas y del Mediterráneo (MUCEM) se inscribe en esta misma ambición de un encuentro repensado y reinventado entre arquitectura, paisaje y patrimonio.
 Algunos artistas contemporáneos han entrado en este lugar felizmente, como resultado de la reflexión del arte povera. Pienso, por supuesto, en el escultor Giuseppe Penone, autor de una síntesis inédita y vibrante entre la naturaleza y los fragmentos del cuerpo humano, que da toda su fuerza y su poesía visual a su obra. Pienso también en el trabajo notable alrededor del lago de Vassivière en Limousin.

La calidad de la Escuela Nacional del Paisaje de Versalles, de nuestros establecimientos de enseñanza superior en el ámbito de la arquitectura, debe llevarnos a una reflexión sobre el lugar del paisaje y de los jardines en la enseñanza, especialmente hortícola. Los archivos de jardineros y paisajistas también son un tema considerable, ya que nutren los conocimientos y las habilidades en este campo. Por otra parte, deseo destacar el trabajo iniciado en 2011 por los archivos de Francia para elaborar un inventario de los fondos que podrían afectar a los parques y jardines e identificar, en particular, a los que están amenazados.  La promoción de una pedagogía del paisaje - inseparable de la pedagogía del patrimonio - es inseparable de la preservación de una memoria viva, de una perspectiva histórica.

Por otra parte, el año 2013 estará marcado por la conmemoración del cuarto centenario de André Le Nôtre (1613-1700), al que se le dará un relieve particular a través de la acción de vuestro Consejo, pero también a través de la movilización de la Dirección General de Patrimonios, de nuestras Direcciones regionales de Asuntos Culturales en torno a esta figura del jardín a la francesa que, como Vauban, para el patrimonio militar, permite dibujar un mapa del paisaje y una Francia de parterres y de zonas verdes que van de Versalles a Ancy le Franc, de Chantilly a Balleroy sin olvidar las perspectivas y las avenidas dibujadas por quien fue un «arquitecto de la naturaleza».

Como veis, las obras no faltan y por mi presencia quería manifestaros la atención y el interés personal que llevo en ellas.  En mi opinión, los parques y jardines son más que un lugar de paseo, más que un espacio de ocio. Forman parte de un patrimonio y de una memoria común que es importante transmitir y valorizar. Más que un conservatorio de conocimientos heredados del pasado, son también laboratorios abiertos a la creación, a la experimentación, a la investigación.
Más en general, la acción de conservación y valorización de los parques y jardines se inscribe en una política más amplia en favor de los grandes paisajes y de nuestros lugares más notables. Se trata de una urgencia en un momento en que los paisajes, los lugares de patrimonio están en peligro; se trata de una exigencia para un ministerio que nuestros conciudadanos perciben como el garante de los paisajes y que no siempre dispone de los medios jurídicos y normativos. Me expresé en este sentido ante los Arquitectos de los edificios de Francia hace unos días.
Tengo plena confianza en su competencia, su experiencia y su compromiso para contribuir a esta ambición para nuestro patrimonio. Le doy las gracias.