Frédéric Mitterrand, ministro de Cultura y Comunicación, se enteró con asombro e indignación de las palabras pronunciadas por el realizador Lars Von Trier en la conferencia de prensa que siguió a la proyección de su película Melancholia en selección oficial.

Condena firmemente las palabras del director y toma nota de
la convocatoria de una reunión extraordinaria del Consejo de Administración del
Festival de Cannes por su presidente Gilles Jacob.
Corresponderá al Consejo de Administración decidir sobre el posible seguimiento de
a esta provocación insoportable.