En 2010, la asistencia a los museos nacionales del Ministerio de Cultura y Comunicación ascendió a 26.637.951 visitas. Es casi estable en comparación con el año anterior.

Se han observado aumentos importantes de la frecuentación en todo el territorio
nacional, pero esta tendencia caracteriza en primer lugar a las instituciones de tamaño medio y
modesto.

En París y en Ile-de-France, son los museos Delacroix (+ 44%), de l'Orangerie
(+ 22%) de las Artes decorativas (+ 20%) y Nissim de Camondo (+ 22%), la ciudad de la
Cerámica en Sèvres (+ 16%) y el castillo-museo de Fontainebleau (+ 10%) que
se ilustran.

En cambio, se observa una disminución importante de la frecuentación (del orden del 10 al 25%) en
museo nacional de Port-Royal des Champs, en el museo nacional del Renacimiento en
Escucha o en el Museo de la Música en París.
De los cinco establecimientos que suelen superar el millón de visitas, sólo la
frecuentación del dominio nacional de Versalles y Trianón está aumentando (+ 8%). Y si
una disminución poco significativa (- 1%) afecta a los museos del Louvre y de Orsay, es
indiscutible en el museo nacional de arte moderno - Centro Pompidou y en el museo del muelle
Branly (- 11% en cada institución).
En las demás regiones, la mayoría de los establecimientos experimentan un aumento de
frecuentación substancial. Así es en el Museo Nacional de la Prehistoria en los Eyzies
(+ 10%) en la casa Bonaparte en Ajaccio (+ 10%), en el museo Magnin en Dijon (+ 15%) o
todavía en el castillo de Pau (+ 20%). Algunos muestran descensos más o menos
importantes como el museo Picasso de Vallauris (- 26%), el castillo de Compiègne
(- 13%) o de los museos Napoleónico y Africano de la Isla de Aix (- 5%).
Por último, a pesar del éxito triunfal de la exposición «Monet» (698 523 visitas al 31
diciembre 2010 y 913.000 en total), la frecuentación anual de las Galerías nacionales del
El Grand Palais ha disminuido un 3% (1.532.459 en comparación con 1.577.539 en 2009).
Varios factores explican estos resultados cruzados, cuyo análisis no puede limitarse
únicamente a los datos estadísticos brutos:

1. una programación de exposiciones temporales que ha conquistado de manera diversa a los públicos
(mucho a la Orangerie o a las Artes decorativas, netamente menos al museos del muelle
Branly o en el Centro Pompidou);

2. la reacción de una asistencia excepcional en 2009, como en el museo de la
Música que se beneficiaba del efecto de reapertura después de 18 meses de trabajo y
popular éxito de las exposiciones Gainsbourg y Miles Davis, o en el castillo de
Compite con el programa de exposiciones sobre Napoleón III y las consecuencias de
la emisión de las Raíces y las alas;

3. el cierre completo del Museo Picasso en París por obras de renovación hasta
2012 y la parcial del Museo Picasso de Vallauris;

4. un mayor número de turistas nacionales que visitan los museos,
compensar una disminución del número de turistas extranjeros debida, en particular, al
nube de ceniza islandesa.
Un factor adicional a considerar, que contribuye a la estabilidad general de la
frecuentación del año: la continuación de los efectos beneficiosos de las medidas de gratuidad
de abril de 2009. En efecto, el número de visitas generadas en 2010 por estas medidas asciende
2.147.066 para los jóvenes de 18 a 25 años y 323.580 para los profesores que se benefician
de Educación. En comparación, en el período equivalente de 2009, la proporción
de jóvenes aumenta en un 30% y la de profesores en un 9%.

En total las visitas gratuitas a los museos nacionales del Ministerio de Cultura y de
la Comunicación representa este año el 35% de la frecuentación global (+2%). Y
si el volumen global de frecuentación es casi estable, el número medio de visitas por
Por su parte, el establecimiento aumentó a 739.943 visitas, es decir, el 2% de
progresión, con 35 museos nacionales totalmente abiertos al público en 2010 (uno de
menos que en 2009) y las exposiciones del Museo de las Civilizaciones de Europa y de la
Mediterráneo en el fuerte de San Juan que se preparan para la apertura en 2013.