Con Göksin Sipahioglu, desaparece un gran actor del fotoperiodismo, famoso por sus numerosas primicias en todo el mundo, y por su acción radiante al frente de la agencia Sipa Press, que fundó en París en 1973 y que animó durante treinta años.

Llegado en 1966 de Turquía aureolado de todo tipo de actos de valentía - en el Sinaí y en Israel en 1956, en 1962 en Cuba durante la crisis de los misiles, primer periodista turco, también, a entrar en China - importó a París su pasión de patrón de prensa apasionado, ejerciendo todos los oficios de director, redactor jefe, tomador de imágenes, detector de talentos. Bajo su férula, Sipa se convirtió para muchos talentos en una formidable escuela del oficio, y una de las tres grandes agencias francesas de fotoperiodismo. Los numerosos periodistas que ha formado han perdido a un padre insustituible.