Homenaje de Frédéric Mitterrand, ministro de Cultura y Comunicación, a Christian Poveda

Estoy profundamente conmovido por la trágica muerte de Christian Poveda, uno de nuestros magníficos reporteros-fotógrafos, asesinado de una manera innoble y totalmente gratuita. Amaba apasionadamente su trabajo. De sangre española, amaba profundamente, sinceramente, este país de San Salvador, donde su vida se detuvo brutalmente. Su corazón latía y sufría por esa región atribulada de América Latina, de la que nos enviaba imágenes clamorosas de verdad y humanidad. Su amor y su valor fueron recompensados cobardemente por aquellos cuyas motivaciones había tratado de comprender. Por ellos mismos que muestra su última película como director: «La vida loca». Seamos muchos los que rindamos homenaje a su talento y a su valor yendo a ver esta película cuando salga a las salas el próximo 30 de septiembre.