Homenaje de Frédéric Mitterrand, ministro de Cultura y Comunicación, a Roger Tallon

Roger Tallon, el hombre de un nuevo lenguaje formal industrial,
curvas marcadas, acaba de dejarnos. A quien debemos
primeros televisores portátiles, la línea elegante del TGV o del Eurostar,
la cabina del funicular de Montmartre, el Metro de México, la escalera
helicoidal de aluminio, pero que también dio otra cara a los
objetos familiares de nuestra vida cotidiana, desde el reloj hasta el cepillo de dientes,
fue el padre de la estética industrial francesa.

Precursor y creador extraordinario para las más grandes
empresas y al servicio de la mayoría, Roger Tallon
quien introdujo el diseño como disciplina de pleno derecho de
la educación superior, creando en 1963 una clase de diseño en
la Escuela nacional superior de las artes decorativas. Sus creaciones tienen
ha cambiado la forma en que viajamos, miramos y vivimos con
máquinas y los objetos.

Recientemente, Roger Tallon había donado sus archivos al Museo
de las artes decorativas de París. Nos lega su preocupación constante por el confort
y la estética, y su gesto único en el cruce de arte y
el uso.