Frédéric Mitterrand, ministro de Cultura y Comunicación, rinde homenaje a Pierre Vaneck.

Actor de registro variado, había marcado el cine, el teatro, como
la televisión de una huella elegante y anticonformista. Piedra
Vaneck, era una cara atractiva, familiar y conmovedora
que todos los franceses recordarán, estoy seguro, con mucho
afecto. Desde sus inicios con Jouvet, Green, Duvivier, o Vilar
Festival de Aviñón, y hasta Yasmina Reza, había encontrado, durante
una carrera de más de cincuenta años, un equilibrio fuera de lo común
en un repertorio intimista y popular.
Cuando pienso en Pierre Vaneck, recuerdo la cámara
explora el tiempo», del inspector Thomas en «a las fronteras del
posible», el antepasado francés de la serie X-files, pero recuerdo
también de "Sur", de "Mariana de mi Juventud", de "Sarn", de "Dos
días para matar", "El dinero de los demás", "Rock and roll", "Secreto"
de "Arte" y de sus muchos papeles que le valen el reconocimiento
del público y el respeto de los profesionales.