Homenaje de Frédéric Mitterrand, ministro de Cultura y Comunicación, a Gérard Rinaldi

Gerard Rinaldi nos dejó esta mañana. Tenía 69 años.

Para toda una generación, su nombre seguirá vinculado a
Charlots, aquel grupo del que era en cierto modo el alma y que hizo soplar
un viento fresco en el mundo de la comedia. En el cine como
en la canción, su sentido de la parodia, su buen humor, su
divertido nunca desagradable les habían valido una extraordinaria
popularidad.

Antes de los Charlots, hubo los Problemas, un grupo que fundó para
acompañar a Antoine, una de las grandes estrellas de la variedad
francesa de los años 60.

Y después de los Charlots, Gérard Rinaldi se impuso en el teatro y en la
televisión revelando a nuevos públicos otras facetas de su
talento. Para la nueva generación, Gérard Rinaldi, no era un
«Charlot», ni siquiera un antiguo Charlot, sino más bien el héroe de una serie
muy popular que le debía mucho: «Marc et Sophie».

Este actor de gran talento tenía también el de saber cambiar de
registro para ir siempre más lejos.