Homenaje de Frédéric Mitterrand, ministro de Cultura y Comunicación, a Antoni Tapies

Antoni Tapies falleció el lunes en Barcelona, su ciudad natal, a la edad de 88 años.
Al final de su vida y de un recorrido marcado por una energía que parecía
inagotable, este gigante de la escena artística española, este
autodidacta nos deja nada menos que ocho mil obras sin cesar
redescubrir.

En el mundo de la abstracción, que iba a mediados del siglo XX se
descubrir tantos paisajes nuevos, Antoni Tapies supo imponer muy rápidamente
su propio mundo. Tenía la fuerza y la audacia de los precursores. Incluso antes
los italianos del Arte Povera, había comprendido todo el partido que podía sacar de
la recuperación y la desviación de los materiales más humildes: cuerdas,
cordeles, papeles viejos, trapos, paja o incluso algunas manijas de
tierra...

Con estas pobres cosas, producía belleza. Era sin duda la
marca más sorprendente de su genio.