Frédéric Mitterrand firmó con cuarenta organizaciones del sector musical un acuerdo sobre la creación del Centro Nacional de la Música (CNM), las misiones del organismo público, sus recursos y su gobernanza.
Este pacto fundador, ratificado en Cannes con ocasión del Midem, manifiesta el consenso y el apoyo del conjunto de los profesionales del sector, de todos los oficios, con vistas a la creación, a partir de 2012, del Centro Nacional de la Música, de conformidad con el compromiso del Presidente de la República.
El Centro Nacional de la Música, que integrará los diferentes organismos de apoyo al sector musical, movilizará nuevos recursos en beneficio de la creación musical francesa y francófona en toda su diversidad, gracias, en particular, a una futura tasa sobre los proveedores de acceso a Internet.
El Centro Nacional de la Música tendrá por objetivo defender el interés general y, mediante apoyos adaptados, favorecer la creación y la diversidad musical, mejorar el acceso de todos a las obras musicales, incluidas las menos expuestas, el riego de los territorios y la inserción profesional de los artistas. Sus intervenciones deberán permitir apoyar el aparato de producción, edición, difusión y distribución, el empleo y los conocimientos técnicos franceses, y mantener la pluralidad de los actores, garantía de la diversidad cultural.
El apoyo al espectáculo vivo musical y de variedad constituirá uno de sus componentes esenciales, mediante la integración del Centro Nacional de la Canción, las Variedades y el Jazz, cuyas ayudas se reforzarán.
El CNM tendrá también la misión de defender los intereses comunes del sector, en Francia y en el mundo, y de federarlo sobre los retos que le son propios, contribuyendo a la adaptación de sus actores a los retos tecnológicos y a la evolución de los usos.