Tras su aprobación el 29 de noviembre pasado en la Asamblea Nacional, el proyecto de ley ha sido sometido hoy a votación unánime en el Senado.

Adaptando la ley francesa a las exigencias del Derecho comunitario en aplicación de una decisión del Consejo de Estado de 17 de junio de 2011, la Ley relativa a la remuneración por copia privada pone remedio al riesgo de una interrupción o de un cuestionamiento de los pagos efectivamente debidos en concepto de copia privada de obras, así como a los efectos de ganga vinculados a la decisión del Consejo de Estado.

Garantiza así la continuidad de un sistema esencial para la justa remuneración de los autores, artistas-intérpretes y productores de la música, del cine, del audiovisual, de la imagen fija y del escrito, y para la vitalidad de la creación artística francesa.

El total de la remuneración por copia privada ascendía en 2010 a 189 millones de euros, de los cuales una cuarta parte se dedicaba obligatoriamente a acciones de ayuda a la creación, a la difusión del espectáculo vivo y a la formación de los artistas, lo que permitirá apoyar más de 5000 proyectos artísticos y culturales cada año.

La ley incluye en el Código de Propiedad Intelectual varias precisiones jurisprudenciales recientes, en particular la exclusión de las copias de origen ilícito de la base imponible de la copia privada.

Refuerza la información del consumidor, en particular al facilitar información al comprador de un soporte de registro sobre el importe de la remuneración por copia privada a la que éste está sujeto.

Frédéric Mitterrand se congratula de la aprobación consensuada y urgente de este proyecto de ley que manifiesta la reactividad y la determinación del gobierno para la defensa de la remuneración de los creadores y de la financiación de las actividades culturales de nuestro país.