El Ministro de Cultura y Comunicación, que mantiene antiguas relaciones personales con numerosos artistas y creadores haitianos, celebra con emoción el recuerdo de los que desaparecieron durante el terremoto y moviliza todos sus servicios para aportar, en Francia como en Haití, tanta asistencia y consuelo como sea posible, considerando la inmensidad del desastre y de las penas soportadas.

El presidente de los Arquitectos de la Emergencia, asociación reconocida de utilidad
pública y apoyada por el Ministerio, ya está en el lugar. Evaluará
acciones que podrían ser llevadas a cabo y acompañadas por el Ministerio de
Cultura y Comunicación.

Una misión confiada a la Inspección General de la creación artística es
para evaluar in situ el alcance de los graves daños causados al
patrimonio artístico haitiano, caracterizado en particular por un florecimiento
excepcional en las artes plásticas, la música y la
literatura, riquezas mundialmente reconocidas de una nación demasiado tiempo
abandonada.

El Ministro ha querido organizar una gran velada musical popular el
viernes 29 de enero de 2010 a partir de las 20.00 horas en la Cité de la Musique y luego en
la Grande Halle de la Villette; la totalidad de la venta de las plazas será
donada a la Fundación de Francia para ayudar a volver a la vida en Haití.
Estos conciertos simbolizarán el diálogo entre todos los estilos de música que
animan Haití, el Caribe y los artistas franceses.

Estas primeras iniciativas, que se inscriben en el contexto de
movimiento de solidaridad del Gobierno y la sociedad civil,
sólo tienen por objeto dar un poco de consuelo a un país y a una
comunidad a la que Francia está vinculada por una larga historia.