Las intimidaciones de que ha sido objeto Charlie Hebdo en los últimos días y el ataque a su redacción que sufrió el periódico esta noche son intolerables. Los condeno con la mayor firmeza.

La libertad de prensa es indisociable del sufragio universal. Es una condición para que toda democracia pueda desarrollarse serenamente.

No hay democracia sin irreverencia, sin parodia o sin sátira. Expreso mi más profunda solidaridad a los periodistas y a los equipos de Charlie Hebdo y a sus lectores.