El Ministerio de Cultura y Comunicación y el Conservatorio del litoral y de las orillas lacustres firmaron el jueves 24 de febrero de 2011 un convenio de colaboración para la realización de sus objetivos comunes en favor de la protección, la conservación y valorización del patrimonio de los territorios administrados por el Conservatorio del Litoral.

Este Convenio consolida la asociación existente en favor de los monumentos
protegidos por el Código del Patrimonio sobre las propiedades del Conservatorio
y amplía su objeto al conjunto de los elementos patrimoniales, materiales y
inmateriales, de estos territorios, más allá del único patrimonio construido. Estos elementos
patrimoniales son inseparables de la historia de estos espacios y de la
hombres que los han ocupado para vivir, trabajar, enfrentarse a ellos,
a menudo para el acceso a las tierras interiores, o que han inspirado
de obras artísticas. Este Convenio prevé la asociación más estrecha de
Direcciones Regionales de Asuntos Culturales antes de los proyectos de adquisición
dirigidos por las delegaciones de las orillas del Conservatorio.

El Conservatorio gestiona actualmente 139.000 ha en más de 600 emplazamientos,
que representan el 12 % del lineal costero. Estos espacios incluyen elementos de
patrimonio de naturalezas muy diversas, como, por ejemplo, la abadía de Beauport,
los fuertes de Tatihou y de la Ile-aux-Moines, los dominios confinados de la cuenca
de Arcachon, la villa Eileen Grey y el cobertizo Le Corbusier en Roquebrune-Cap
Martin, las torres genovesas de Campo Moro o Omingnia en Córcega, las rocas
grabado precolombino en Guyana, el patrimonio de la industria azucarera en
Guadalupe, elementos del patrimonio militar o señalización
marítimas...

El programa de acción definido por el Convenio prevé el intercambio de conocimientos
entre las dos entidades con el fin de desarrollar:
la identificación, el conocimiento y la conservación del patrimonio
intangible vinculado a dichos territorios;
su valorización, mediante las acciones llevadas a cabo, en particular, por los
Redes de Ciudades y Países de arte e historia que incluyen numerosas
ciudades costeras o museos marítimos;
la conservación de los archivos del Conservatorio y su valorización para
un conocimiento compartido de la historia de las costas y de los espacios lacustres.

La firma de este Convenio ilustra la importancia concedida a la preservación
de los territorios y de todos los elementos arquitectónicos, patrimoniales y paisajísticos
que los componen.