Este nuevo crédito fiscal tiene por objeto incitar a los realizadores y productores extranjeros a venir a rodar en nuestro territorio obras cinematográficas o audiovisuales vinculadas a la cultura francesa y europea, concediéndoles el beneficio de una ventaja fiscal para sus gastos de producción en Francia.

Este dispositivo reforzará el atractivo del territorio y favorecerá la proyección de la imagen de Francia, de su patrimonio y de su cultura ante un amplio público internacional.

Contribuirá también al dinamismo, al empleo y al desarrollo del conjunto de las industrias francesas del cine y del audiovisual, cuya reputación de excelencia es reconocida mundialmente.

Varios cineastas extranjeros - entre ellos Woody Allen - y productores de series internacionales o de películas de animación ya han manifestado su deseo de venir a rodar en Francia.

La decisión de la Comisión Europea allana el camino para la rápida publicación de los decretos de aplicación que permitirán la entrada en vigor del dispositivo.

Las películas, telefilmes o series extranjeras se beneficiarán de un crédito fiscal del 20% (con un límite máximo de 4 millones de euros) del importe de sus gastos en Francia, siempre que lassean por lo menos de un millón de euros y las obras incluyan elementos vinculados a la cultura y al patrimonio francés y europeo.

Los proyectos ya iniciados a partir del 1 de enero de 2009 podrán tenerse en cuenta en el marco del dispositivo de forma retroactiva.