El 22 de marzo, Frédéric Mitterrand, ministro de Cultura y Comunicación, presidió el Consejo del Libro durante el cual decidió varias orientaciones relativas a las cuestiones digitales.

1/ Esquema digital de las bibliotecas.

Bruno Racine, presidente de la BnF, presentó su informe sobre el Esquema digital de las bibliotecas, proponiendo una colaboración entre los ministerios interesados (Cultura y Comunicación, Educación Nacional, Enseñanza Superior, Asuntos Exteriores) y las colectividades territoriales para la adaptación de las bibliotecas públicas a los nuevos usos digitales. El Ministro elogió el trabajo colectivo realizado y decidió crear un grupo de trabajo sobre las bibliotecas digitales », para aplicar las recomendaciones del informe en un marco interministerial y asociativo. En este contexto de revolución digital, Frédéric Mitterrand desea proponer a las colectividades un contrato digital para las mediatecas.

2/ La digitalización de libros y la carpeta de Google.

El Ministro de Cultura y Comunicación ha propuesto un acuerdo a autores y editores para crear una verdadera oferta digital alternativa a Google Books mediante la utilización de una parte de los créditos del Gran Empréstito Nacional para dar vida a los centenares de miles de obras del siglo XX ya no disponibles para la venta (estimadas entre 500.000 y un millón).

El proyecto se basaría en cuatro principios fundamentales: la digitalización integral del corpus a expensas del Estado a través del Gran Empréstito; un acuerdo global sobre un conjunto masivo de títulos, superando la negociación obra por obra pero con mecanismos flexibles de entrada o salida; un acuerdo jurídicamente vinculante y seguro entre las tres partes;un modelo de difusión y explotación comercial de las obras con mecanismos de distribución de los ingresos por definir.

Los autores y editores han aprobado la apertura de negociaciones sobre esta propuesta, con la creación de un grupo de trabajo que podría concluir de aquí al mes de próximo julioun acuerdo entre las tres partes (Ministerio de Cultura y Comunicación, autores y editores).

El Ministro recordó a continuación la importancia del control de los contenidos por los agentes públicos y privados, pero sin negar la importancia que ha adquirido Google en el universo digital y el interés de un diálogo con esta firma, o con otros, para aumentar la visibilidad de los contenidos culturales franceses en la redsiempre que respeten los derechos de autor y ofrezcan condiciones satisfactorias para los poderes públicos. El intercambio de ficheros, sugerido por Marc Tessier en su informe, constituye la pista privilegiada, sin excluir otras. La fecha de finales de julio fue elegida por los miembros del Consejo del libro para llegar a un proyecto de texto legislativo que permita al editor mantener el control del precio en el universo digital, precisando, mientras tanto, las condiciones de aplicación de las soluciones contractuales adaptadas (contrato de agencia o de mandato).

Por último, la necesidad de reducir el tipo del IVA en el libro electrónico fue reafirmada por el Ministro y los miembros del Consejo.

3/ El proyecto de plataforma digital de libreros independientes.

Frédéric Mitterrand ha señalado su voluntad de preservar el comercio del libro digital del monopolio de algunos actores demasiado poderosos. Para que la librería independiente, que sigue siendo hoy el primer canal de venta del libro, sea un actor creíble del digital, el Ministro anunció la ayuda del Estado al proyecto de plataforma digital en forma de un préstamo de 500.000 euros a tipo cero, a través del Centro Nacional del Libro. Este futuro sitio web comercial, que abrirá este año, debe permitir a los libreros participar en el comercio en línea de libros físicos, pero también estar preparados, desde ahora, para responder a la oferta de libros digitales en pleno auge.